Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico.
Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
ACEPTAR

''Tarta de queso con membrillo'' de Santa Teresa

Hoy voy a hablaros de un producto de una empresa que no necesita presentación pues hace ya más de 150 años que es famosa por sus “Yemas”. Estoy hablando, como no podía ser de otro modo, de la empresa abulense “Santa Teresa”.

Es cierto que mucho tiempo ha pasado desde sus comienzos pero, lejos de desaprovechar el tiempo, han sabido cómo, a partir de aquellas magnificas “Yemas de Santa Teresa”, ampliar su oferta hasta alcanzar la gran variedad de productos gourmet que comercializan en la actualidad, desde magníficos dulces (productos de membrillo, bombones o tartas, entre otros) hasta soberbias elaboraciones saladas (gazpachos, quiches o pasteles salados, entre otros).

La calidad de sus productos no es casual sino fruto de elaboraciones respetando las recetas tradicionales y el empleo de ingredientes 100% naturales, evitando todo uso de conservantes y/o aditivos artificiales.

Ante tal variedad de productos no sabía por cual decantarme hasta que me fijé en uno de ellos e inmediatamente lo tuve claro.
Se trataba de la “Tarta de queso con membrillo”.



Tarta de queso con membrillo

Se comercializa individualmente en envases de plástico, completamente transparentes, y envueltos en una camisa de cartón con la información relativa al producto y al fabricante.
El envoltorio de cartón no es completamente ciego pues en su cara superior tiene un vaciado que, junto con la transparencia del film del envase, dejan ver lo que con sumo mimo se alberga en su interior. Esta transparencia no es casual ya que uno de los puntos fuertes de éste producto es su llamativo aspecto estético.


Dada la geometría del envase de plástico y su abertura superior, la tarta viene sobre una bandeja de cartón con dos solapas, que arrancan desde su base hasta alcanzar la superficie del producto, para poder facilitar su extracción dada la delicadeza del producto


Tarta de queso con membrillo

Entre la bandeja de cartón y la base de la tarta hay una fina lámina absorbente que garantiza que la base de galleta no se quede pegada sobre la superficie de cartón y de éste modo pueda verse comprometida su integridad a la hora de desmoldarla. 

Como podéis ver, estamos ante un producto donde se ha cuidado hasta el más mínimo detalle. Eso sí, todo este proceso de “desempaquetado” requiere de una cierta habilidad por parte del consumidor o de lo contrario la tarta puede salir mal parada.

Finalmente, una vez desmoldada, podemos apreciar la tarta con todo lujo de detalles. Ésta está formada por una gruesa capa de queso entre dos finas capas de galleta, en su base, y de membrillo, en su superficie.


Tarta de queso con membrillo

Entrando más en detalle, en cuanto a la base de galleta de almendra se refiere, ésta supone un 9,8% del total y está elaborada con harina, tanto de trigo como de almendra, mantequilla, azúcar y canela.
Pese a su jugosidad, es la capa más sólida y, junto con el toque de la almendra, aporta un contraste muy agradable al conjunto.


El papel protagonista, en cuanto a cantidad se refiere, se lo lleva la capa intermedia elaborada con un 56,7% de queso crema, hecho con nata, mazada, leche, gelatina y fermentos lácticos.
Destaca por su cremosa textura y agradable sabor lácteo y, pese a su elevado contenido, sabe muy bien cómo compartir protagonismo con sus dos compañeras de función.


Como todos sabemos, uno de los mejores maridajes que se puede hacer con el queso es es con el membrillo y ésta tarta necesitaba una coronación a la altura. Para ello se ha cubierto con una delicada capa de membrillo Santa Teresa elaborado únicamente con carne de membrillo, azúcar y zumo de limón.
Lejos de responder al aspecto clásico del membrillo, caracterizado por su carne prieta, ésta capa, que supone el 16,4% restante, presenta una textura cremosa pero sin dejar de lado el toque granulado tan característico de ésta elaboración.



Tarta de queso con membrillo

Pese a las diferentes proporciones de las 3 capas, todas ellas, lejos de solaparse entre sí, están presentes en su justa medida, aunando sus características singulares y haciendo de la degustación de esta tarta una experiencia sin igual.


Tarta de queso con membrillo

En cuanto al valor nutricional, dado el empleo de la galleta, el queso crema y el membrillo, estamos ante un producto muy nutritivo con un aporte calórico de 357 kcal/100 gr., un 24,8% de grasas (14,3% saturadas), un 29,8% de hidratos de carbono (10,4% azúcares) y un 3,6% de proteína.

- Nota: 5/5.
- Pros: Elaboración artesanal a base de ingredientes 100% naturales con una combinación de texturas jugosas y un sabor sin igual.
- Contras: Dada la delicadeza de la tarta y el envase empleado hacen que el desmoldado y posterior emplatado pueda resultar un poco complejo.
- ¿Lo recomendaría?: Absolutamente.


Y tú, ¿ya la has catado? 

Información:
RGSEAA (Fabricante): ES 26.10502/AV CE (Yemas de Santa Teresa, S.A.U.).
Marca: Santa Teresa. 
Web: http://www.santateresagourmet.com/
Producto: Tarta de queso con membrillo. 
Descripción: Tarta de queso con membrillo y base de galleta de almendra.
Peso neto: 150 gr.

Ingredientes: 
- Tarta de queso con membrillo:
Queso crema 56.7% (nata, leche mazada, leche pasteurizada de vaca, gelatina y fermentos lácticos), nata, Membrillo Santa Teresa 16.4% (membrillo, azúcar y zumo de limón), galleta de almendra 9.8% (harina de trigo, harina de almendra, mantequilla, azúcar y canela) y gelatina.

Valores nutricionales:
- Tarta de queso con membrillo:
Cantidad (gramos) Kcal Proteina Hidrato Azúcar Grasa Saturada Fibra Sodio Sal
100 gr. 357.00 3.60 29.80 10.40 24.80 14.30 2.80 0.12 0.30
Unidad 150.00 535.50 5.40 44.70 15.60 37.20 21.45 4.20 0.18 0.45
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

.